El Otro Camino

Curiosidades de: Japón 1

¡Como cada semana; Muy buenas a todos!

Hoy hablaremos de algunas curiosidades de nuestro país favorito; Japón. Un país al que siempre queremos volver y del que no nos cansamos nunca. Lo cierto es que personalmente opinamos que tiene una esencia única y maravillosa . Cuando estuvimos allí nos llamaron la atención muchas cosas que aquí nos parecen impensables (de momento) y te da por pensar que estaría muy bien que en algunos aspectos, nos pareciésemos más a ellos (en otros no). También nos dimos cuenta de la publicidad engañosa que nos venden de los países (todos sin excepción) y que como en todo, para poder opinar acerca de algo es mejor que lo compruebes con tus propios ojos, de lo contrario, siempre hay mucha manipulación de por medio. Lo mismo pasa con los estereotipos que nos venden de los Japoneses y que realmente dista bastante de la realidad. Nos venden la parte más llamativa (que es una parte minoritaria) y luego, al estar allí te das cuenta de que no es así. Como por ejemplo, de España se vende generalmente la imagen de los toros, las sevillanas, paella, flamenco, etc (por eso se nos ve así en el resto del mundo) y aunque es cierto que forma parte del folklore Español, no solo te vas a encontrar eso si vienes como turista.

Dicho esto, comentaremos las curiosidades, anécdotas o experiencias curiosas que como turistas hemos vivido o experimentado. Si bien es cierto que la primera vez que viajas a Japón es en la que más sorpresas te llevas, en la que más notas los contrastes y alucinas con todo, cabe decir también, que Japón es un país que siempre sorprende y vayas las veces que vayas experimentas situaciones únicas que solamente podían suceder allí. Dividiremos el contenido de la sección en varios posts para no saturar, así que cada cierto tiempo iremos ampliando y añadiendo nuevas anécdotas. Aquí va la primera tanda de curiosidades que hemos vivido en Japón:


Empezaremos diciendo que nuestra principal motivación de viajar a Japón fue el hecho de ser fans del anime y el manga desde nuestra infancia (al igual que con los videojuegos) y por estar en el mundo del coleccionismo ( sobre todo de figuras) desde hace muchos años. También hubo una época en la adolescencia en la que nos gustaba mucho el Visual Kei ( un estilo de rock japonés con un estilo muy marcado ) así que nos embarcamos pensando en ver gente friki por doquier. La verdad es que de gente friki poca vimos (por eso comentábamos antes lo de la publicidad engañosa de los reportajes de la TV) y solamente en lugares concretos como puede ser Harajuku. Por norma general, los japoneses son bastante clásicos con el estilismo, llevando el pelo siempre natural o teñido de castaño y la gente que los fines de semana hace cosplay o se viste de Lolita, etc.. casi siempre llevan peluca. Es más, si llevas el pelo teñido de algún color llamativo, lo más probable es que te miren por la calle e incluso hagan algún comentario sobre él. Es cierto que puede influir el hecho de que las modas han cambiado y ahora la gente joven japonesa sigue unas tendencias más occidentales así que aquellos tiempos de encontrarte Lolitas y Cosplayers a decenas puede que hayan terminado. Pero ello no quiere decir que se hayan extinguido, al contrario, sigue habiendo tiendas dedicadas a este tipo de modas extravagantes que solo en Japón uno se podría pasear tan tranquilo por la calle sin que pasase nada. Ahí viene otra sorpresa, en la ropa. Cuando llegas y ves este tipo de tiendas, crees que como allí es más habitual, la ropa de ese estilo será más barata pero no es así.Con un cálculo rápido te das cuenta de un outfit completo de Lolita ( por poner un ejemplo ) te sale igual de caro o más de lo que te puede salir comprandote la ropa aquí en España, así que si vais con intenciones de compraros ropa "rara" ya podéis ir ahorrando o buscar en internet tiendas de ropa de segunda mano en Japón.

Algo que impacta bastante cuando caminas por las calles niponas es lo limpias e impecables que están y lo más sorprendente es; ¡No hay papeleras en las calles! Si vas caminando por la calle y tienes que tirar algún envoltorio o papel vas a tener que guardarlo hasta llegar a casa para tirarlo. Tienen un sistema que para nosotros en muy extraño (porque estamos acostumbrados al método de aquí, poco efectivo por cierto), pero que a su vez funciona perfectamente. La gente allí recopila la basura en sus casa y las deja por la mañana en los portales o zonas de recolecta de basura que hay junto a los edificios. Sin embargo contenedores de reciclado para envases encontrarás en todas partes, puesto que hay un par por cada punto de máquinas expendedoras que veas (es decir, en todas partes porque de eso está minado). Sin exagerar, hemos podido llegar a ver lugares en los que puedes contar hasta 7 u 8 máquinas expendedoras de bebidas juntas y ya para que veáis hasta qué punto llega la exageración de las máquinas de bebidas, pudimos encontrar una de ellas en un lugar insospechado, pues veías naturaleza y árboles por doquier y en mitad de todo aquello entre unos arbustos; ¡UNA MÁQUINA EXPENDEDORA DE BEBIDAS! No podíamos creerlo, parecía el argumento ideal para una película de terror y cachondeo en la que una máquina expendedora maléfica te persigue por todos lados y cuando crees que has llegado a una zona segura, en un lugar donde no se puede enchufar nada a la corriente eléctrica; la ves entre unos arbustos mirándote, observándote desde la lejanía.

Pero siguiendo con el tema de la limpieza os diremos que hemos observado con nuestros propios ojos a gente saliendo por la mañana temprano frente al portal de su casa y limpiar con un cepillito las juntas de la acera y las tapas de las alcantarillas. Esto que puede parecer exagerado nosotros lo vemos ideal y perfecto, puesto que si cada uno de nosotros aportáramos nuestro granito de arena viviríamos en lugar mucho más limpio, bonito de ver, agradable para pasear y con unos aromas distintos. No como aquí, que vas por la calle y tienes que andar con mil ojos para no pisar una mina (ya sabemos a lo que nos referimos) o tener que oler constantemente el tufillo a basura y a orina (que no sabes si es de animal o persona). En cuanto a esto, podemos decir que la primera vez que vimos a gente tirar agua después de que los animalitos hagan sus necesidades fue allí y también recalcamos que estamos especialmente felices de empezar a ver gente aquí que hace lo mismo. No cuesta nada ir con una botellita de agua cuando sacas a tu mascota por la calle y es un bien común para todos. Otra cosa con respecto a la limpieza que nos sorprendió, fue que no ves a barrenderos por la calle. La gente que puedes encontrarte son voluntarios que van con unas bolsas especiales para la recolecta de basura y unas pinzas largas para poder coger aquello que se encuentren tirado por la calle (no mucha cosa). De hecho, recordando otra de las anécdotas que pudimos vivir, fue ver a un niño solo por la calle que tenía un papel en la mano, miró hacia ambos lados para comprobar que nadie lo estaba viendo, tiró el papel al suelo y se fue corriendo. Como si hubiera hecho una tremenda travesura. Si pensaba el niño que no había nadie mirándolo, nosotros lo estábamos observando en la lejanía como lo hacía la máquina expendedora. Y fijaros que aunque está mal hecho por el niño, nos hizo hasta gracia, porque allí eso no es lo común y el niño salió escopeteado por haber cometido su primer delito.

Siguiendo con el tema de los niños, es cierto que cuando paseas por las calles allí y ves a los colegiales con sus uniformes, te sientes como dentro de un anime pues dichos uniformes son iguales que los que hemos podido ver en cientos de series y mangas: Las chicas con sus falditas típicas ( algunas se las suben más de lo normal para enseñar pierna), los chicos con sus uniformes negros abotonados y los niños en pantaloncitos cortos y el sombrerito ( como en Shin Chan ). De los niños pequeños ( entre 6 y 10 años ) podemos decir que nos sorprendió mucho el hecho de ver que van solos por las calles en sus trayectos de casa a la escuela llegando incluso a subirse solos a autobuses, trenes o metros. Es cierto que luego leímos que la gente mayor jubilada suele echarles un ojo y vigila que no tengan problemas pero aún así, ver a un niño tan pequeño solo por la calle, con su mochila y el móvil colgado del cuello es algo que choca bastante y nos parece impensable en nuestras calles. Y es que el tema de la seguridad y la delincuencia es algo impresionante en Japón. Es uno de los países más seguros y civilizados y eso es algo que hemos podido comprobar por nuestra propia cuenta. Desde la limpieza de las calles que hemos comentado antes, pasando por los pocos delitos que se cometen ( jamás hemos visto un coche de policía con la sirena encendida, siempre agentes más bien mayorcitos en bicicleta, vigilando el barrio tranquilamente) como la consideración de la gente cuando ve algo en el suelo o perdido ( cartera, cámaras fotográficas, etc..) ya que o bien lo dejan en el mismo sitio esperando a que su dueño lo venga a buscar o lo llevan a objetos perdidos o la policía. Por norma general no suelen llevarse aquello que no es suyo y por eso son tan confiados y suelen ser el blanco de los carteristas cuando viajan a otros países. En esta línea podríamos recordar una mañana en la que íbamos a coger un tren ( era bastante pronto ) y había un hombre durmiendo en el suelo y recuperándose de la borrachera, con el teléfono, la cartera y las llaves de casa a su lado y nadie se había llevado nada.

Para terminar el post de hoy diremos que nos ha quedado grabado en la mente subconsciente los olores tan particulares de las calles de Japón. Al principio es un poco chocante el olor constante a comida que hay, pues allí los restaurantes no hacen un horario de cocina para la hora de comer, puedes comer menú a la hora que te dé la gana (hasta hora de cierre) y hay cientos de restaurantes por todas partes. Pero cuando te acostumbras al olor es muy agradable, pues no es un olor a fritanga, es olor a comida apetitosa. Además del olor a comida es muy frecuente oler a suavizante de ropa. Que no sabemos muy bien porqué, pero todos los suavizantes nos parecían el mismo (debe formar parte del patrimonio de Japón: olor a suavizante Japonés) y además es un olor fresco, limpio y muy agradable. Es muy curioso como el recordar un olor te traslada a un momento y lugar concreto. Recordándolo, podemos revivir otra vez el estar caminando por las callecitas de Kioto, bien temprano y ver los futones colgados en las ventanas aireándose, la ropa colgada en los tenderetes con esas pinzas gigantes que sostienen las prendas más grandes; tal y como se ve en los mangas y animes.

Ha sido un placer compartir estas curiosidades y vivencias con vosotros. Como siempre muchas gracias por estar ahí. Esperamos que os haya gustado y deciros que continuaremos con las curiosidades de Japón porque se nos han quedado muchísimas cosas en el tintero.

¡Buen fin de semana a todos y disfrutar mucho de la vida!

¿Tenéis alguna curiosidad sobre Japón para contarnos? Si es así os invitamos a que la compartáis con nosotros en los comentarios. Si os habéis quedado con ganas de más curiosidades os animamos a que le echéis un vistazo a este artículo de Japón Alternativo:

https://www.japonalternativo.com/curiosidades-japo...


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Instala nuestro sitio web en tu ordenador:
X