El Otro Camino

Naruto Shipudden Parte 1: Naruto somos todos...

¡Muy buenas a todos! Como ya hicimos con anterioridad un post dedicado a Naruto, esta semana le toca al anime de Naruto Shippuden y aunque tenemos muchas ganas, hay tantas cosas que nos gustaría abordar que hemos decidido dividirlo en varias partes, la siguiente la publicaremos la semana que viene (así no saturamos con demasiada información de golpe). En esta ocasión no nos centraremos tanto en el mensaje y el aprendizaje que se obtiene de la serie puesto que siguen siendo los mismos que en Naruto ( de eso ya hablamos en el otro post ). Sin embargo sí trataremos de enfocarnos un poco más en la elaboración de la historia, sus personajes y las relaciones entre ellos, añadiendo nuestra opinión sobre aquellas cosas que nos han gustado y las que no, así como explicar ciertos detalles que según nuestra opinión habrían quedado mejor con un desarrollo alternativo (obviamente el que nos hubiera gustado). De refilón haremos una comparación general sobre lo que nos han parecido los openings y endings de Naruto Shippuden. De nuevo volveremos a hacer algún apunte sobre el famoso rellenuto y para terminar reharemos nuestro TOP10 de personajes favoritos ( ha cambiado con respecto a nuestro TOP10 anterior). Avisamos que en este post van a haber MUCHOS SPOILERS, así que si aún no has terminado de ver Naruto Shippuden o tienes intenciones de hacerlo, mejor que no continúes leyendo. Sin más preámbulos; ¡Comenzamos!


Partiremos desde el personaje principal; Naruto. Respecto a su desarrollo destacaremos la aparente madurez de Naruto al inicio (han pasado tres años) pero rápidamente nos damos cuenta de que en realidad sigue siendo un niño que no ha sido capaz de superar el abandono de su mejor amigo; Sasuke, a quién consideraba como un hermano. Nos da la sensación de que en Naruto Shippuden la obsesión por salvar a Sasuke a toda costa se traslada de Sakura a nuestro protagonista. Esto se debe a no haber podido cumplir su promesa a Sakura de hacer regresar a Sasuke a la aldea de Konoha, pero sobretodo por haberse fallado a sí mismo. El hecho de no asumir su marcha y no asimilar su fracaso ante sus ideales es lo que en definitiva hacen que continúe siendo un niño. Durante la primera mitad de Shippuden, Naruto no se para a entender los motivos que mueven a su amigo (nos gusten más o menos) y en vez de eso, sus actos se vuelven egoístas, pues sólo piensa en traer a Sasuke de vuelta aunque deba recurrir a la fuerza. Sin embargo, esto encaja perfectamente en el desarrollo del personaje, pues mientras avanza la historia vamos viendo como Naruto madura gracias a los acontecimientos que irá viviendo. Todos las situaciones y personajes de la trama principal ayudan al desarrollo de Naruto, como por ejemplo la conversación con Itachi, Hinata arriesgando su vida para salvarlo, la muerte de Neji, etc. Pero bajo nuestro punto de vista hay dos sucesos claves que hacen madurar a Naruto: la muerte de Jiraiya y aceptarse a sí mismo junto a su odio tras el encuentro con su parte oscura en la cascada. Estos puntos lo vuelven más adulto y hacen que llegue a comprender mejor a Sasuke. La muerte de Jiraiya es sin lugar a dudas uno de los momentos más intensos y dolorosos de la serie, tanto para el protagonista como para el espectador (por lo menos así lo vivimos), pues dentro de la serie nos encontramos con muchos héroes (además de Naruto) y Jiraiya es uno de ellos. Él renunció a sus sueños y a vivir su propia vida por la responsabilidad de encontrar al niño de la profecía (dichosos sapos). El pobre hombre es rechazado por Tsunade mil veces hasta que finalmente acepta que sólo lo ve como a un amigo. Vio a su mejor amigo Orochimaru ir adentrándose en la oscuridad y alejándose de él hasta perderlo por completo. Ve morir a su maestro Sarutobi a manos de Orochimaru y acaba luchando contra sus primeros discípulos, de los que creyó que Nagato sería el niño de la profecía. Lo que hace tan grande a Jiraiya es que a pesar de haber perdido todo lo que amaba, él jamás perdió la esperanza de poder crear un mundo mucho mejor (labor que al no llegar a cumplir le encomienda a Naruto). Jiraiya continuó siendo él mismo hasta el final y jamás se rindió. Aquí recalcamos la batalla contra Pain (muy buena) ya que la vivimos intensamente. Tras su muerte, Naruto comienza a comprender a qué se refería Sasuke cuando hablaba de perder los vínculos que te unen a lo seres queridos y ahí comienza la verdadera madurez de Naruto, que lo lleva a comprender a la gente y su dolor pero de una manera totalmente diferente a la de Nagato. Otro de los momento clave en el desarrollo del personaje, tal y como comentábamos anteriormente, es cuando Naruto debe enfrentarse a sí mismo en la cascada para poder controlar a su Bijuu y combatir sus miedos más profundos como el rechazo, la soledad o las emociones negativas. Hace una especie de viaje hacia su interior y consigue aceptar quién es por encima de lo que piensen o digan los demás, aceptando todo el odio que llevaba dentro y transformándolo en amor. Es un momento muy bonito de la serie en donde una vez más nos enseñan que para encontrar el verdadero camino hacia la felicidad debemos ser nosotros mismos en nuestra mejor versión. Este proceso conduce a Naruto a conocer a sus padres y acercarse a su Bijuu; Kurama.

Ya que hablamos de Kurama podríamos comentar que en cuanto al diseño de los Bijuus, exceptuando a Kurama y Matatabi el resto nos parecen poco elaborados (obviamente va a gustos), así como sus personalidades o sus Jinchurikis (la mayoría no salen en la trama principal y los aprovechan para meterlos en el rellenuto con historias pobres y sosas). También somos conscientes de que introducir un Jinchuriki amante del rap como es Killer Bee, debía servir para dar un toque de humor a la serie, pero sinceramente, por mucho que lo hemos intentado no hemos conseguido que nos encaje dentro del contexto de la historia (se sale demasiado), se hace pesado y rompe el ambiente de muchas situaciones. Aún así terminamos cogiéndole cariño (más su Bijuu que al propio Killer Bee) durante la Cuarta Guerra Mundial Ninja, cuando ves que de todos los Bijuus, Gyuki, es el que más palos termina recibiendo por todos lados (pobrecito). Evidentemente la relación más profunda y trabajada entre Jinchuriki y Bijuu es la de Naruto y Kurama resultando muy bonito el hecho de que al final una bestia llena de odio como es el Kyubi, acabe cambiando gracias a Naruto y su actitud.

Siguiendo con los padres de Naruto; Kushina y Minato, de quienes tenemos algunas apariciones estelares (sobre todo de Minato), podríamos decir que en un principio el hecho de encerrar al Kyubi en el cuerpo de su propio hijo nos puede parecer un acto bastante cruel, pero todo esto se disipa cuando conoces sus historias y el motivo que les lleva a hacerlo, pues ellos por encima de todo lo amaban y a pesar de dejarle un peso tan grande sobre sus espaldas nada más nacer, creyeron que él era el niño elegido de la profecía que Jiraiya tanto había buscado (aquél capaz de cambiar el mundo a mejor). Este acontecimiento es otro más entre tantos que ayudan a Naruto a evolucionar como persona y reafirmarse en su camino de ninja. Kushina y Minato dejan su legado en manos de su hijo y Sarutobi les promete que él se encargará de Naruto pero... si a tener al niño solo desde pequeño en un piso sin adultos que lo vigilen, simplemente dejándole un sobre con dinero de vez en cuando para que sobreviva le llama cuidar de alguien.... no sabemos qué hubiesen dicho los padres de Naruto ante esa situación (muy poco creíble).

Es el turno de hablar sobre Akatsuki y sus componentes. Como organización enemiga es original y tiene muy buena presencia. El hecho de que en los inicios Akatsuki tuviera un objetivo noble como terminar con las guerras y establecer la paz en el mundo recuerdan una vez más la visión de futuro de Jiraiya. Esa visión que él tenía fue la semilla que plantó en sus tres primeros discípulos; Nagato, Yahiko y Konan. Sin embargo la muerte de Yahiko causa tal sufrimiento en sus mejores amigos, que ese dolor termina transformándose en un odio extremo hacia el mundo. Nagato cambia totalmente su perspectiva sobre sus ideales, llegando a la conclusión de que por mucho que haga el bien, la vida solo le responde con dolor. En su frustración escoge continuar caminando por el bando de la oscuridad teniendo muy claro que el mundo no merece ser salvado. El propósito de la organización se transforma en crear una guerra mundial y destruir todo el orden establecido para después crear uno desde cero que pueda ser controlado y manipulado a través del miedo y el dolor. Con la historia de Nagato y sus amigos volvemos ver cómo del amor al odio solo hay un paso. Esto mismo lo vemos repetidamente en diferentes relaciones y personajes de la serie, tales como; Jiraiya y Orochimaru, Sasuke y Naruto, Obito y Kakashi, Madara y Hashirama, Danzo y Sarutobi... Siguiendo con Akatsuki, hablaremos sobre los miembros que a nuestro parecer son más carismáticos dentro de la organización (sin contar a Itachi a quien realmente no consideramos miembro de Akatsuki): Hidan y Deidara. Ellos le dan un toque de humor a una trama cada vez más oscura sin que desentone (como Killer Bee). Hidan es un enemigo muy grotesco y sádico pero de los más originales que hay. A pesar de ser culpable de la muerte de Asuma (otro momento súper trágico), lo echas de menos cuando no lo ves y una parte de nosotros se resistía a que terminaran tan pronto con un enemigo tan temible y entretenido de ver (¿lo volveremos a ver en Boruto?). Nos hubiera gustado saber más sobre él, algo acerca de su vida o de quién fue, porqué seguía esa religión o cómo consiguió la inmortalidad pero como se suele decir; ajo y agua. Sin embargo, Kakuzu, su compañero, no nos llamó tanto la atención y creemos que su diseño podría haber sido más oscuro y dar más miedo. De todos modos reconocemos que el hecho de tener 5 corazones hacen de él un rival complicado y la batalla entre Hidan y Kakuzu contra el quipo 10 liderado por Kakashi es muy buena e intensa. Deidara parece el típico tonto e impulsivo del grupo que en un principio no dice nada pero a medida que la historia avanza ves lo peligroso y persistente que puede llegar a ser. Su visión artística y su carácter aniñado le dan un toque especial aunque el diseño de sus creaciones (algunas muy monas) contrasta un poco con su intencionalidad de matar. El compañero de Deidara, Sasori tiene un mecanismo de marionetas muy espectacular pero era algo que ya habíamos visto en Kankuro por eso no sorprende demasiado. Entendemos que su forma de ser corresponde a la de un muñeco ya que al final se ha transformado en una marioneta carente de sentimientos; hierático y sin emociones, así que suponemos que por eso no nos pareció tan carismático como otros. En cuanto a Kisame, el compañero de Itachi, nos pasamos toda la serie pensando que iba a ser uno de los rivales más fuertes y duros de Akatsuki y en su última batalla nos llevamos un chasco porque su final es pésimo (pobre hombre/pez). Nos dio la sensación de que habían ido demasiado deprisa con él, es probable que no quisieran dedicarle mucho tiempo por haberlo visto pelear anteriormente contra el equipo 9, pero aún así su historia queda muy pobre y no nos dejan ver casi nada de sus hazañas con Itachi, cosa que habría sido interesante.

Es preciso hablar ahora de Obito y Madara quienes terminan siendo los verdaderos controladores en las sombras de Akatsuki versión chunga. Resulta doloroso descubrir que la locura a la que llega Nagato tras la muerte de Yahiko había sido todo un plan orquestado por Obito que a su vez ya estaba siendo manipulado por Madara (siempre repitiendo patrones). Es cierto que frente a los actos despiadados y oscuros tanto de Obito como de Madara, es fácil pensar que son lo peor de lo peor, pero de nuevo cuando conoces sus historias y por lo que han pasado se crea el mismo dilema de siempre y acabas empatizando con ellos. Obito era otro candidato a niño de la profecía al igual que Nagato, sin embargo al final, el dolor que sintieron ganó el pulso en sus corazones y revirtieron lo mejor de ellos mismos para convertirse en los peores enemigos de Naruto y sus compañeros. Personalmente pensamos que Obito era una caña cuando era pequeño así como Madara tenía un fondo muy noble que Hashirama trató de mantener a toda costa sin éxito. La historia de Madara y Hashirama o de Obito y Kakashi son muy emotivas y sirven para que volvamos a ver como se repite en el tiempo la misma situación con personajes que son muy parecidos. Sin embargo con Obito y Kakashi, aunque sea más de lo mismo hay una diferencia fundamental, pues podríamos decir que ambos son los primeros en romper el patrón. En esta relación vemos claramente cómo a primera vista Kakashi es Sasuke y Obito es Naruto pero los papeles se invierten tras varios sucesos ocurridos en sus vidas y esto les hace cambiar. Es una lástima pensar lo grande que habría llegado a ser Obito si no se hubiera descarriado del buen camino, pero nos alegró ver cómo al final gracias a Naruto pudo recordar otra vez quién era y enmendar sus errores en el último momento. Kakashi es uno de los personajes más amados en Naruto y no es de extrañar, pues tiene una esencia y un carisma único en toda la serie. Así cómo hemos podido ver personajes que nos recordaban mucho a otros, esto no sucede con Kakashi o por lo menos no lo recordamos. Tiene una forma de ser muy especial y engancha. Nuestro querido Sensei del equipo 7 es una pasada y lo demuestra durante toda la serie. Desde la pérdida de su mejor amigo Obito toma la decisión de jamás abandonar a sus amigos y siempre defender ese ideal (algo por lo que odio a su padre de pequeño). Kakashi tiene un fondo muy bueno y en algunos aspectos nos recuerda mucho a Jiraiya ya que ambos lo pierden prácticamente todo y se quedan completamente solos pero deciden no salirse nunca del camino correcto y seguir creyendo en sus ideales. Es preciso decir en este momento y seguramente muchos no estéis de acuerdo, que para nosotros Kakashi debería haber muerto junto con Obito y haberse reunido por fin con él y con Rin, pues llevaba toda la vida sufriendo en silencio y ya lo había dado todo y más. Él mismo llega a decir que estaba preparado para morir y el mejor final para él habría sido descansar en paz junto a sus mejores amigos. Pensamos que no tiene mucho sentido hacerlo Hokage (no le pega para nada) mientras Naruto se prepara para serlo, pues si alguien debía ver como Naruto hace realidad ese sueño es Tsunade.

Y hasta aquí ha llegado la primera parte de Naruto Shippuden, esperamos que os haya gustado y que tengáis más ganas de continuar leyendo. Nos vemos la próxima semana con la segunda parte en la que explicaremos muchas más cosas que no queremos dejarnos en el tintero.

¡Que siempre seais muy felices y gracias por vuestro apoyo!


2 comentarios para "Naruto Shipudden Parte 1: Naruto somos todos..."

#6904 Miquel
¡Gracias por el artículo! Aun sin haberme acabado nunca Shippuden (le pedí a un amigo que me lo fuera spoileando hasta que acabase) vuestras impresiones me han gustado mucho. ¡Esperando ya la segunda parte! P.D.: Me costó aceptar la muerte de Jiraiya (siempre le preguntaba a mi amigo que si lo habían resucitado ya). Llegan a matar también a Kakashi y me da algo xd (y coincido con que me sobra como Hokage)
#6934 elotrocaminoshop
Nos alegra muchísimo tenerte por aquí y que te guste leer nuestros artículos. De verdad que nos llena de orgullo y satisfacción XD . ¡Una vez más gracias por tu apoyo y que la vida siempre te sonría!


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Instala nuestro sitio web en tu ordenador:
X