El Otro Camino

Curiosidades de : Japón. Parte 2

¡Muy buenas a [email protected]! Este semana seguimos con el blog de curiosidades de Japón, destacando vivencias divertidas, anécdotas y detalles dignos de mencionar desde nuestro punto de vista personal como turistas y amantes del país nipón.

Como ya comentamos en la anterior entrada, pasear por las calles de Japón es como moverse por un mundo completamente distinto y eso es lo que lo hace tan especial. Una de las cosas que más impactan cuando te mueves por sus calles es la gran contaminación acústica que hay, aunque también especificaremos que esto sólo sucede en las urbes y lugares de mucho tránsito, pues en los parques y templos hay mucho silencio y serenidad. Pero en las grandes calles el ruido es muy molesto y con esto no nos referimos a la gente, pues así como en otros países las costumbres sociales y la cultura hacen que el ambiente social sea muy escandaloso, esto no sucede con los japoneses ya que en ese sentido son muy discretos y respetuosos. Nos referimos a la cantidad de sonidos (muchos de ellos absurdos) que le introducen a casi toda su tecnología. Para empezar a introducir ejemplos de esto comenzaremos por el sonido característico que tienen los semáforos al indicar cuándo puedes cruzar (algo muy necesarios para la gente que tiene una discapacidad visual), sin embargo hay que decir que el volumen es exagerado, si además a esto le sumas que todos los camiones llevan incorporados un megáfono en la parte de arriba que repite una y otra vez hasta la infinidad todos los movimientos que hacen (sería algo así como; cuidado voy a girar a la derecha, cuidado voy a girar hacia la izquierda, cuidado voy marcha hacia atrás (todo en japonés obviamente)) más la explosión de música y sonido que sale de los pachinkos y los salones recreativos ( aunque en menor medida ) que puede hacer que sangres por las orejas y se escucha a metros de distancia (no entendemos cómo la gente puede pasar más de 5 minutos en ese lugar y seguir con una buena salud auditiva), más todas las indicaciones auditivas que le añaden a todos sus mecanismos sobre las medidas de seguridad en el metro y las estaciones. Y no estamos exagerando, pues estas advertencias auditivas las puedes encontrar hasta en las escaleras mecánicas, en dónde también te repiten hasta la saciedad que tengas cuidado con ellas, haciendo que comiences a verlas como un peligroso monstruo que puede cobrar vida en cualquier momento con intenciones de devorarte.


También hay que mencionar que en muchas estaciones te ponen sonido de fondo de pájaros cantando, suponemos que para tratar de camuflar todos los otros que te van perforando poco a poco los oídos. Pero no nos la coláis amigos nipones; sabemos que vuestra intención es dejar a toda la población sorda y que ese será el primer paso para conquistar el mundo (es broma). Tratamos de darle un punto de humor al post pero de verdad que no es muy exagerado, recomendamos que vayáis si os apetece o si os gusta y lo comprobéis por vosotros mismos. Repetimos que nos encanta Japón y que volveremos a ir muchas veces, pero como en todo en la vida, tiene sus cosas positivas y su cosas negativas, la contaminación acústica es una negativa. Dicho esto, podemos hablar de la publicidad en las calles y es que también va muy ligada al ruido ( camiones que pasan promocionando un grupo, un juego o un local con música y voces a todo trapo, los comerciantes gritando las ofertas en la puerta del local...) pero lo que llama mucho la atención son los carteles de publicidad de todo tipo: ropa, anuncios de clubs de chicos y chicas de compañia, grupos de música, videojuegos, mangas, restaurantes, etc ... cada cual más ingenioso, llamativo y por supuesto con muchas luces por lo que una vez anochece los neones toman el control de la ciudad y la contaminación lumínica pasa a ser la protagonista ( aunque por supuesto tiene su encanto ).

A su favor diremos que en cuanto a la circulación de vehículos son muy precavidos, muy respetuosos, muy pacientes y en general muy correctos. Nunca se pitan con el claxon entre coches, por lo menos nunca lo llegamos a oír y tienen una conducción perfecta y milimétrica. Pensamos que son auténticos maestros al volante y lo decimos por experiencia, pues en Japón es el único lugar en donde no nos mareamos en el autobus, autocar y coche. La verdad es que viajar como pasajero con un conductor nipón al mando es un gozo (ojalá aquí nos aplicáramos al cuento y esto va sobre todo para los conductores de autobús amantes de las películas de A Todo Gas). Además añadiremos que vimos maniobras de coches imposibles de concebir, haciendo que el vehículo entrase a la perfección en sitios donde a primera vista hubieras apostado que después del intento tendrían que llevar el coche al mecánico, pero en contra de toda expectativa el conductor aprobó el examen y con matrícula de honor ( por eso no tienen problemas a pesar de tener muchas calles pequeñas en las que se circula en ambos sentidos). A todo esto cabe mencionar que la mayoría de coches son muy compactos ( no tienen el mismo estilo que los europeos ) y parecen de Lego, suponemos que para ahorrar espacio en los aparcamientos; lo mismo para furgonetas y camiones, lo que los hace muy vistosos para los que no estamos acostumbrados.

Y es que los japoneses son muy meticulosos, eficaces y detallistas en casi todo. Cuando vas de compras ya sea una tienda de barrio o un centro comercial suelen ser muy correctos, educados y atentos con el cliente llegando incluso a veces a unos extremos a los que no estamos acostumbrados. Como anécdota recordamos a un chico joven que estaba de cajero en un supermercado de barrio y que se despedía de cada cliente que atendía con una reverencia en la que casi tocaba el suelo con la cabeza ( deducimos que sería nuevo en el trabajo porque ese ritmo de reverencias no se podía aguantar mucho tiempo) o ese típico "irasshaimase" ( algo así como "bienvenido" ) que te sueltan todos los trabajadores de cualquier comercio cuando entras, desde el que está en la puerta hasta el del fondo, haciendo de ecos unos de otros y creando una situación un poco rara para el que no está acostumbrado a esas atenciones. Dicho esto; es increíble la atención que le ponen al hacer su trabajo, desde la delicadeza en cómo envuelven los artículos que has comprado o lo cuidadosos que son a la hora de ponerlo en bolsas y entregártelo, así como lo organizados y limpios que son para cocinar. Dicho así puede sonar muy obvio pero os aseguramos que cuando lo ves con tus propios ojos te das cuenta de que hay una gran diferencia entre su manera de trabajar y organizarse y la nuestra. En definitiva, el trato al cliente tanto en tiendas como en restaurantes y por lo general en todo tipo de comercios es muy bueno y como están tan acostumbrados al turista no sueles sentirte desubicado en la mayoría de casos.

Algo que encuentras a faltar en las calles de Japón son los bancos para sentarte ( como las papeleras ), no hay apenas. No sabemos a qué se debe esto exactamente pero es así, por lo que para el turista que se pasa todo el día andando de aquí para allá supone todo un reto y al final acabas calculando la hora de comer o de cenar y las visitas a parques o templos en base a esto para poder sentarte un rato.También es muy curioso ver (sobre todo por las calles de Kioto o de ciudades pequeñas y pueblos ) inmensas telarañas en esquinas, árboles y arbustos con arañas que a más de [email protected] le harían salir corriendo. Además parece ser que las dejan vivir a sus anchas imaginamos que para respetar las reglas de la naturaleza (siempre y cuando no sea invasiva) y porque además las arañas limpian el ambiente de otros insectos cosa que nos parece súper bien. También recordamos con especial cariño el sonido de los cuervos por la mañana temprano en la ciudad de Kioto, un sonido que se nos hace particular de allí y que nos encantaría volver a oír (no todos los sonidos de Japón iban a ser malos). De los cuervos también diremos que en muchos parques hay señalizaciones avisando de que debemos tener cuidado con nuestras pertenecías, porque allí la gente no roba, pero los cuervos sí y además son unos artistas en el campo de del hurto. De hecho vimos con nuestros propios ojos como un cuervo le robó la comida a una chica que se giró un segundo para hablar con alguien y eso le bastó al pájaro para llevarse su botín. Pero en las señalizaciones avisaban de que robaban cualquier tipo de objeto de valor. Y es que los cuervos son pájaros muy inteligentes y con mucho sentido del humor (aunque a la víctima del hurto nunca le haga demasiada gracia). Hemos llegado a escuchar que hasta roban joyas y móviles; ¿Qué harán con todas esas cosas?. ¿Os imagináis a los cuervos en corrillo con los colegas haciendo bromas telefónicas desde el nido?. Porque además los cuervos pueden aprender a hablar. En fin, son todo un misterio. También podemos destacar que hay infinidad de lavabos públicos allá por dónde vayáis, que todos son gratis, todos están impecables, huelen bien y siempre hay papel. Así que si estás por la calle y quieres ir al baño, no te preocupes porque tienes muchas opciones : centros o galerías comerciales, templos, estaciones de metro o de tren, WC públicos de parques, etc.. Allí no hace falta lo típico de entrar a un bar a pedir un café para poder ir al baño, un alivio para el turista.

Para terminar el post de hoy ( haremos una tercera parte y seguramente una cuarta ), comentaremos algo muy curioso que ya habíamos visto en internet antes de ir a Japón: ¡ el arte en las tapas de las alcantarillas! Los que hayáis estado allí es probable que sepáis de lo que hablamos y es que es muy curioso como las tapas de las alcantarillas, aparte de estar limpias y cuidadas, tienen unos diseños de lo más bonitos y curiosos. Es tal el detalle que mucha gente ( nos incluimos ) va haciendo fotos de las diferentes tapas pues el diseño puede cambiar dependiendo del barrio o la ciudad. De entrada suena un poco raro imaginarse a unos turistas embobados y haciéndole fotos a una tapa de alcantarilla desde todos los ángulos posibles y es verdad que cuando estás echando la foto piensas que quizá estés haciendo el ridículo pero teniendo en cuenta como son los japoneses y como les gusta coleccionar y hacerles fotos a todo tipo de cosas, no creemos que desentonemos tanto.

Hasta aquí las curiosidades de esta segunda entrega. Gracias como siempre por dedicarnos unos minutos a leernos y si tenéis alguna experiencia nipona que queráis compartir ¡no dudéis en hacerlo!

Os dejamos con algunas imágenes de cosecha propia. Esperemos que os gusten.





2 comentarios para "Curiosidades de : Japón. Parte 2"

#6398 Miquel
Entre las máquinas expendedoras stalkers en el bosque, las escaleras mecánicas asesinas y la amenaza constante de los cuervos que igual te roban hasta la vida, creo que empiezo a entender por qué hay tantos y tan buenos (y bizarros) survival horror de origen japonés. Inspiración constante xd. ¡Gracias de nuevo por las curiosidades! En pocos años me encantaria pisar Japón (preferentemente cuando Super Nintendo World esté abierto y no muy saturado...) y me encanta leer este tipo de experiencias!
#6441 elotrocaminoshop
¡Hola de nuevo! Nos alegra muchísimo que te guste leer nuestros post. La verdad es que estamos de acuerdo contigo que será genial poder ir al parque de Super Nintendo World, seguro que será una pasada. ¡Muchísimas gracias por todo y te deseamos lo mejor!


Deja un Comentario

Tu email no será publicado